Nuestra Familia

NUESTRA FAMILIA

Los objetivos del Fuego Sagrado son conservar, proteger, ejecutar, difundir y compartir nuestros conocimientos, ceremonias, tradiciones y costumbres, provenientes de la herencia espiritual y cultural.

Reconocemos que los pueblos originarios de las Américas —Itzachilatlan, Cen Anáhuac y Abya Yala— han custodiado hasta el día de hoy este conocimiento, y hemos elegido y asumido la responsabilidad de integrarlo a la vida cotidiana de todos los pueblos y personas que lo reconocen.

En nuestros estatutos se encuentran las ideas que inspiran nuestras acciones.

Somos una antigua organización tradicional del Camino Rojo, una senda espiritual que emprendieron nuestros ancestros de las cuatro razas.

Desde hace miles de años, el Camino Rojo ha sido preservado y custodiado en nuestro continente —Itzachilatlan, Abya Yala o Isla de la Tortuga, en las lenguas de los pueblos originales—, y ha constituido el camino espiritual de todos los hijos de la Madre Tierra.

“Este es el momento —que nuestros antepasados profetizaron, soñaron y desearon para nosotros, los descendientes de los descendientes originales— de volver a la casa original de nuestra Madre Tierra y de nuestro Padre Sol.

La forma tradicional de nuestros antepasados existe, ha sobrevivido, ha llegado hasta nosotros. Aquí está ahora”.

Aurelio Díaz Tekpankalli

NUESTRA HISTORIA